abril 10, 2009

La adopción

La adopción es la figura legal que permite crear un parentesco entre personas que no tienen lazos de sangre, pero que llegan a ser padres e hijos, como si lo hubieran sido por razones biológicas. Ello ocurre cuando una sentencia judicial establece una “filiación adoptiva” entre el adoptado y la persona o personas adoptantes.
La adopción pretende buscar soluciones adecuadas para atender a la niñez desamparada o huérfana; y con matices diferentes, cada país ha ido legislando esta figura que hoy conocemos y aceptamos tan naturalmente.
La finalidad de la adopción es otorgar una familia a los niños que carecen de ella –ya sea por orfandad, por abandono de sus padres, o por vivir una situación de grave riesgo-; e integrar a tales niños a sus padres adoptivos, formando con éstos una familia que los contenga en el afecto.

Requisitos para la adopción

En nuestro país, la ley señala que pueden ser adoptados los menores de edad; pero se permite excepcionalmente la adopción de mayores de edad, cuando una persona desee adoptar al hijo de su cónyuge; o cuando el adoptado fue tratado siempre como si fuera hijo propio, y llegó a la mayoría de edad sin lograrse su adopción, y ahora desea ser adoptado legalmente; caso en que se permite tramitar tardíamente la adopción.
La legislación argentina prevé que pueden adoptar aquellos matrimonios con más de tres años de casados, o menos de ese tiempo si prueban que no pueden tener hijos; también pueden hacerlo, personas solas que tengan más de treinta años de edad.
Para adoptar dos personas juntas simultáneamente, deben estar casadas entre sí; o sea, no podrán hacerlo los dos convivientes a la vez, hasta que contraigan matrimonio. En este caso, sólo uno de los integrantes de la pareja podrá ser el adoptante, y el otro podría serlo después cuando se case con el que resultó adoptante. Aunque la ley está redactada de manera estricta en este punto, algunos Jueces han dictado sentencias admitiendo adopciones por parejas que no han contraído matrimonio civil, en casos muy puntuales y excepcionales.
Además, se exige que el hijo adoptado tenga dieciocho años de diferencia con respecto a la edad de sus adoptantes; o sea, que haya una diferencia generacional entre adoptado y adoptantes de, al menos, dieciocho años. También en este punto, los Jueces han aceptado algunas excepciones a esta regla en casos que pudieron justificarse en beneficio del hijo adoptado.
La ley actual prohíbe que un niño sea entregado a los futuros padres adoptantes mediante un acta confeccionada por escribano público, como sucedía antes de la reforma. La entrega sólo será válida si se realiza con intervención judicial. La razón de tal medida obedece a la necesidad de verificar que la decisión de la madre biológica –y si lo tiene, del padre que lo reconoció- ha sido tomada libremente; que la entrega no se ha efectuado por dinero; y que no existen dudas sobre eventuales reclamos de la familia de origen, ya que esto ultimo resultaría sumamente traumático para todos.

Trámite judicial

La labor judicial consiste, primero, en comprobar si la familia biológica del niño puede ofrecer otras alternativas para que permitan contenerlo sin necesidad de recurrir a la adopción; para concluir luego, si corresponde, que la mejor opción es, precisamente, su adopción.
Así, se iniciará la primera etapa del proceso judicial, con la entrega del niño en “guarda con fines de adopción” a sus futuros padres adoptivos, guarda que deberá durar un período no menor de seis meses.
Esa guarda es vital para la adaptación del niño a su futura familia adoptiva. En ese lapso, el Juez evaluará si la vida en común evoluciona favorablemente. Recién vencido aquel plazo, podrá iniciarse el juicio de adopción propiamente dicho, mediante el pedido expreso de los padres adoptantes.

Clases de adopción

Nuestra ley regula dos tipos de adopciones: “plena” y “simple”. La adopción “plena” hace concluir el vínculo legal del niño con su familia de origen (familia biológica) y establece el parentesco del adoptado con sus adoptantes y con todos los familiares de estos últimos; con lo cual, el menor adoptado se integra con la familia adoptante y toda la parentela de ésta (abuelos, tíos, hermanos, etc.) como cualquier otro caso de hijo biológico. Además, una vez obtenida la adopción plena no es posible revocarla. En cambio, la adopción “simple” no suprime el parentesco con la familia de sangre –salvo la patria potestad, que pasa a los padres adoptantes-, y el niño establece vínculos con sus padres adoptivos pero no pierde su filiación anterior; más bien, suma familias. Este tipo de adopción lo decide únicamente el Juez, de acuerdo con las especiales circunstancias del caso; por lo general, cuando hay lazos de parentesco con familiares biológicos que justifican ser mantenidos en “beneficio del adoptado”: por ejemplo, cuando el niño tiene otros hermanos con quienes resulta favorable sostener sus vínculos, etc. El hijo adoptivo “simple” crea vínculo legal como si fuera hijo biológico, pero solamente con su madre y/o padre adoptante y los hijos de éstos; pero no crea lazos de parentesco con los demás miembros de la familia de los adoptantes. A su vez, la adopción “simple” puede ser revocada en supuestos muy puntuales y excepcionales.
En cualquier caso, es importante destacar que la ley garantiza al hijo el derecho a “conocer su origen”; por ello, los padres deberán asumir el compromiso de educarlos en la “verdad”; no sólo para preservarles “el derecho a la identidad” sino, también, para fortalecer sobre bases firmes y sanas el vínculo afectivo entre adoptado, adoptantes y demás familiares.
Muchas organizaciones públicas y privadas colaboran brindando ayuda a las madres embarazadas en conflicto –para prevenir situaciones de abandono o entrega de hijos por falta de apoyos-, así como también favorecen la preparación de las personas que desean adoptar. Aquellas organizaciones resultan un pilar fundamental en la tarea de acompañamiento y concientización sobre los múltiples aspectos que rodean la adopción, y se convierten en un buen soporte de la labor judicial. Todos aúnan sus esfuerzos para ofrecer a los niños que han estado en conflicto con sus familias de origen, y a los padres adoptantes que desean cobijarlos con un hogar y una familia, la posibilidad de integrarse felizmente y realizarse mutuamente en el amor.

10 comentarios:

  1. Muy interesante los datos reflejados en la nota, más interesante sería si pusieran en conocimiento de la gente lo largo y penoso que es el proceso, no por su finalidad, sino por los años que uno tiene que esperar para que se pueda adoptar. Somos un matrimonio que hace 8 años esperamos adoptar en Mar del Plata, que hemos cumplido con todos los requisitos y normas que la ley nos pide, que tenemos muchas ganas de formar esa familia que naturalmente o biológicamente no podemos, y que el sistema dilata la concrecion de nuestro deseo. Ojalá, alguna vez salga a la luz la realidad o verdad del porqué es tan largo y tan lento el proceso de adopción. Gracias por la oporunidad que brindan para expresarnos.

    ResponderEliminar
  2. Dra. Dolores Loyarte30 de abril de 2009, 7:06

    A Maria: Comparto su preocupacion. Es de esperar que los legisladores logren el dictado de una legislacion segura y rapida, tanto para el menor de edad como para las familias.

    ResponderEliminar
  3. Dra. Dolores Loyarte30 de abril de 2009, 7:13

    A Maria:
    Comparto su preocupacion. Es de esperar que los leisladores puedan encontrar una salida legal que resulte favorable a todos los intereses en juego, segura y rapida, tanto para los menores de edad como para las familias en espera.

    ResponderEliminar
  4. Las leyes de adopcion en Argentina son lamentables,yo soy mujer soltera ,de 36 anos de edad,con una seolvencia economica normal,estable,pero no me dan un ninio a no ser que presente un certificadod e esterilidad.No soy esteril solo queiro adoptar y dar amor a un nino/a qeu lo necesite.Hay qeu modernizar la ley

    ResponderEliminar
  5. Nosotros adoptamos un niño recien nacido,y en ese tiempo ,se entregaba al niño con certificado de salud,tambien nosotros todo el grupo familiar, tuvo que hacerlo,fué rápido Y la adopcion salió" plena" en 12 meses.Es maravilloso y uno lo asume como propio,siempre diciendo la verdad,gracias por poder expresarlo susana

    ResponderEliminar
  6. Eslamentable como se trata la adopcion en la Pcia. de Bs.As. Es muy traumatico tanto para papàs adoptantes como para los niños ser considerados "ciudadanos de segunda", porque todos los derechos giran en torno a los padres biologicos por mas animales q sean. No se olviden que muchos niños provienen del maltrato familiar. ademas la lentitud con que se trata el tema, no solo para el otorgamiento de los niños, sino tambien para el dictado de la sentencia, pareciera que los jueces no se enteraran que todos los niños tienen derecho a una identidad y a crecer en el seno de una familia estable. Hablo con absoluto conocimiento de causa ya que soy mamà adoptiva y llevo 7 y medio años esperando la sentencia. Digame Ud. Dra. si esto no es una falta de consideraciòn y respeto hacia los derechos del niño y hacia las libertades individuales, entonces còmo se llama????

    ResponderEliminar
  7. Dra. Dolores Loyarte3 de junio de 2009, 16:43

    A Lía: La ley admite que una persona soltera pueda adoptar si tiene más de 30 años de edad, y en ese caso no se requiere certificado de infertilidad. Sugiero consulte a un abogado experto en temas de familia para atender adecuadamente este tema.

    ResponderEliminar
  8. Dra. Dolores Loyarte3 de junio de 2009, 16:52

    A Susana: Me alegro mucho que pueda expresar aquí esta experiencia feliz. Ojalá sirva de aliento a las personas que se encuentran encaminadas hacia la adopción.

    ResponderEliminar
  9. Dra. Dolores Loyarte3 de junio de 2009, 17:24

    Al comentario anónimo: La adopción puede tener distintas alternativas derivadas del número de personas y organismos que intervienen en ella (el niño, la familia adoptante, la familia biológica, instituciones de colaboración, dependencias judiciales, etc.) Hay que tener en cuenta que una adopción se inicia a raíz una situacion difícil (orfandad, abandono, maltrato, etc.). Por tanto, no siempre puede resolverse fácilmente, y el tiempo de duración dependerá de la mayor o menor complejidad que cada caso presente. Sin embargo, si el proceso no hubiese presentado mayores inconvenientes, no es de esperar que dure siete años y medio. Para su mayor tranquilidad, sugiero consulte a un abogado experto en asuntos de familia.

    ResponderEliminar
  10. Adopcion, hablenle claro a nosotros los contribuyentes, FAMILIA no resuelve cosas que hagan que los papas varones estemos cerca de los hijos de forma fluida. Es decir si una Mama imperativamente y por que si hace caso omiso al cumplimiento de un R.V. la Justicia no la obliga a nada, no meten mano juridicamentye hablando rehuyen la accion. Pero si un hombre no cumple conla devolucion de un niño en tiempo y forma, con La Policia de lo sacan de la Casa. No importa nada mas que hacer "callar" a la mujer que reclama y anacronicamente se entiende que es alli donde unicamente el niño esta bien. Si una mujer reclama que su compañero es violkento automaticamente esta la restriccion de acercamiento y luego se ve. Pero si un hombre denuncia la violencia siquica y verbal de una mujer y que esta no hace entrega del niño para cumplir el Regimen la Justicia se toma tiempos eternos y tacitamente protege esta accion. Entonces acotemos estas cosas hagamos claro y real que estamos obrando para los niños Ayudemos esta solucion, si las cosas son simples y claras los niños se benefician. Resumo... Si no son claro cuando existe un Papa bueno que reclama contacto , como van a ser simples para resolver quien cria a un niño ajeno. Esa es mi gran pregunta

    ResponderEliminar

-